Interpretación y por qué del Estándar Bullmastiff Interpretación y por qué del Estandar Los Bullmastiff, Al igual que la mayoría de las razas caninas han sido creados y  seleccionados por el hombre para que le ayudara en sus labores diarias o  simplemente le hiciera compañía para ello ha indo creando razas con una  determinada morfología  y temperamento para poder realizar mejor la labor  encomendada. Por lo tanto el estandar del Bullmastiff fue redactado para que  pudiera cumplir perfectamente la labor de Guardabosques que es para lo que  fue creado, aunque posteriormente se modificara para mejorar o adaptar  determinadas actitudes.    Así tiene que ser un perro que sea capaz de desarrollar, una regular actividad  física, poseer una gran velocidad de reacción, tener una gran resistencia para  recorrer grandes extensiones de terreno, vigilante meticuloso de su propiedad y  cuando sea necesario ser capaz de desarrollar una gran velocidad y agilidad, en  un corto espacio de terreno para poder alcanzar y reducir al intruso. Para esto el  perro tiene que ser fuerte y musculoso, pero sin ser pesado y dar sensación de  potencia y poderío para que su presencia ya asuste al intruso,  teniendo en  cuenta todo esto fue como redactó el estándar y se especificó como tenía que ser  cada parte de su cuerpo que a continuación pasamos a explicar.   Carácter Alegre, despierto y fiel. El bullmastiff debe ser: completamente   confiado y paciente con los niños, mentalmente estable sin signos de timidez  excesiva, animado y juguetón de vez en cuando, pero principalmente tranquilo  y flemático, capaz instintivamente de distinguir entre las personas que actúan  de una forma correcta y de las que vienen con malas intenciones. Así tendremos  un perro totalmente equilibrado seguro de si mismo y conviviremos con el sin  problemas.  Cabeza y cráneo. Nos dice que tiene que ser cuadrada, ancha y fuerte. Para si  se le golpea o se le hace daño en uno de los lados, el otro se siga manteniendo  intacto. Fuerte para soportar los golpes.  El hocico. es un tercio de la distancia entre el occipucio y la trufa, es la medida   idónea para que el perro mientras agarra pueda seguir respirando y hacer mejor  presa, cañas nasales mas cortas implicarían problemas respiratorios, que  conlleva pérdida de resistencia motriz, y hocicos mas largos, implicarían  problemas respiratorios al morder y no podrían hacer presa.   Ojos separados entre sí,  para que sea mas difícil que queden cegados los dos  ojos al impactar un objeto, rama, etc. en la cara, ser oscuros para que por la  noche no se refleje la luz en ellos y sean invisibles.   Las orejas deben ser pequeñas, para que no se las puedan agarrar los intrusos y  en caso de pelearse con algún perro que no se las puedan morder y arrancar.   Dientes separados para hacer mejor presa.  Cuello. Ancho y muy musculoso para poder sujetar bien su poderosa cabeza y  cuando agarre al intruso sujetarlo y no dejarlo mover.  Cuartos delanteros. El tener un pecho ancho y unos hombros fuertes y  potentes, le ayudan para poder derribar al intruso lanzándose sobre él con el  pecho, (forma idónea de atacar y acosar de los Bullmastiff), aparte que junto con  tener las costillas arqueadas le dan una gran capacidad pulmonar  imprescindible para una buena resistencia física.  Cuartos traseros. Es la parte del cuerpo que le da todo el arranque y el empuje  al perro, a través de la columna vertebral, razón por la que esta no tiene que ser  ni corta ni larga y con lomos muy fuertes, si fuera corta resultaría rígida y no  dejaría que el perro realizara movimientos rápidos y ágiles, y si fuera  excesivamente larga seria débil, la proporción correcta seria la misma medida  que tenga el perro de alto la tiene que tener de largo. Las patas tienen que estar  bien desarrolladas para poder empujar bien y dar el impulso necesario para que  el perro pueda realizar movimientos ágiles y rápidos, pero para esto es  necesario que los corvejones estén moderadamente angulados y bien formados,  ya que el impulso se trasmite desde la base del pie hacia la columna vertebral, si  estos estuvieran hacia fuera, fueran de vaca ó excesivamente rectos, no  transmitirían bien la fuerza y el empuje al perro, al igual que si fueran  excesivamente pronunciados que no serian capaces de soportar el peso del  perro.  Pies. Tienen que ser redondeados y arqueados, con almohadillas duras, para  permitirle recorrer grandes distancias por cualquier tipo de terreno sin que se  debiliten.  Cola. La cola es el timón para poder realizar giros rápidos y saltos y le ayudará  a mantener el equilibrio.  Pelo. El pelo tiene que ser corto, duro y pegado al cuerpo para protegerlo de la  intemperie, ya que en la época en la que trabajaba de guardabosques, pasaba  muchas noches a la intemperie y necesitaba un pelo que lo protegiera del frío, y  si se mojaba se secara rápido. Incluso el color tenia su función, en un principio  solo se seleccionaban con el manto atigrado, color que se disimulaba muy bien  con la vegetación y por la noche no se distingue.  Con todo esto queda dicho de sobra que el estándar del Bullmastiff no esta  diseñado a capricho, si no para desarrollar un perro que pudiera realizar  correctamente todas las funciones para las que fue creado.